Esta cámara puede volar a más de 20 metros de altura y, cuando no está siendo utilizada, se guarda junto con el teléfono móvil.

Después de años de ayudarse de palos soportes, los selfies se disponen a levantar vuelo. La nueva herramienta para hacernos fotos y videos desde distancias y perspectivas imposibles hasta ahora, es una cámara compuesta por cuatro motores de turbohélice y una cámara de video de cinco megapíxeles de resolución, alojados en una carcasa de aluminio anodizado.  Este dispositivo denominado AirSelfie, pesa 61 gramos y mide 67.4 x 945 x 10.6 milímetros.

Esta cámara puede volar a más de 20 metros de altura y, cuando no está siendo utilizada, se guarda junto con el teléfono móvil (poniendo un dispositivo encima del otro) dentro una funda rígida especial (compatible con las marcas más populares) que también sirve para recargar la cámara voladora en 30 minutos.

No dude en compartir este artículo y en dejar un “Me Gusta” en nuestra página de Facebook!