CONTAMINACIÓN ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO PARA EVITARLA?

En una breve salida, me sorprendió enormemente la gran contaminación que se encuentra a nuestro paso, y que desafortunadamente no estamos haciendo nada para evitarlo, nos estamos acabando el medio ambiente por irresponsables y cómodos; falta tanta conciencia de nuestra parte y más trabajo por parte de nuestras autoridades en materia ambiental.

Todos sabemos que la contaminación es dañina de algún modo, ya sea para nuestra salud, medio ambiente, animales, plantas, etc. Sin embargo, no hacemos nada para detenerla, al contrario seguimos envenenando el mundo con elementos tóxicos y seguimos generando basura, ya que compramos compulsivamente cosas que luego tiramos porque ya no nos sirven o pasan de moda, compramos cosas con excesivos envoltorios, cosas de plástico, cosas descartables, etc.

Si seguimos actuando de esta manera y al paso en el que lo seguimos haciendo, es decir, como si los recursos de nuestro planeta fueran eternos y como si la Tierra fuese un objeto sin vida y sin valor; debemos actuar y tomar conciencia ante esta situación antes de que sea demasiado tarde, ya que si no lo hacemos, nosotros mismos seriamos los culpables de causar nuestra propia extinción.

Todo tipo de contaminación es perjudicial para nuestro planeta y por ende para los que lo habitamos, pero si hay contaminación que cabría enmarcarla como la más nefasta, nos encontramos con la contaminación ambiental o atmosférica.

Partículas contrarias al aire puro se mantienen en la atmosfera a la espera que por enfriamiento regresen al suelo para contaminar la tierra y entre tanto la respiramos malmetiendo nuestro sistema respiratorio.

Luego en el suelo solo será preciso que lo acompañe un poco de lluvia para que se filtre y llegue a raíces y a las aguas potables que lo serán menos.

Somos la única especie que habita el planeta que se permite malmeter el lugar donde habita y nos consideramos racionales e inteligentes. Nos sobra algo de soberbia.

El aumento continuo de la población, su concentración progresiva en grandes centros urbanos y el desarrollo industrial ocasionan, día a día, más problemas al medio ambiente.

La presencia de sustancias (basura, pesticidas, aguas sucias) extrañas de origen humano en el medio ambiente, ocasionan alteraciones en la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas. A medida que aumenta el poder del hombre sobre la naturaleza y aparecen nuevas necesidades, como consecuencia de la vida en sociedad, el medio ambiente que lo rodea se deteriora cada vez más.

El progreso tecnológico por una parte, y el acelerado crecimiento demográfico por otra, producen la alteración del medio, llegando en algunos casos a atentar contra el equilibrio biológico de la Tierra.

La relación del hombre con su ambiente se ha visto afectada también por el proceso urbanístico, lo que ha llevado a la destrucción de áreas verdes para dar paso a nuevas construcciones habitacionales, donde las áreas recreativas son cada vez más escasas.

No nos hemos dado cuenta aún, que una de las mayores amenazas para la vida del hombre en la Tierra es la deforestación. Desnudar el planeta de sus bosques y de otros ecosistemas como de su suelo, tiene un efecto similar al de quemar la piel de un ser humano. Los bosques ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad e influyen en las variaciones del tiempo y en el clima. Asimismo, abastecen a las comunidades rurales de diversos productos, como la madera, alimentos, combustible, forrajes, fibras o fertilizantes orgánicos.

Otro de los principales causantes de la contaminación ambiental es la polución del aire a causa de los vehículos motorizados. Estos ensucian el aire con sustancias tales como bióxido de azufre, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono, y plomo.

El efecto persistente de la contaminación del aire respirado, en un proceso silencioso de años, conduce finalmente al desarrollo de afecciones cardiovasculares, renales, genitales (impotencia sexual, esterilidad), etc., y a que nuestros hijos nazcan con defectos congénitos.

Ninguna de estas afecciones es lo que queremos dejar para las generaciones futuras. Por el contrario, sería ideal ofrecer un mundo mejor, lleno de condiciones vitales óptimas para poder desarrollarse. Lamentablemente somos los mismos seres humanos los que destruimos nuestro medio, haciendo caso omiso a los llamados desesperados de la naturaleza.

No es tan difícil plantar un árbol o seleccionar nuestra basura y depositarla en los lugares correctos, con ello estaríamos contribuyendo enormemente con la naturaleza.

Hacemos un urgente llamado a las autoridades para que se apliquen reglamentos y sanciones en materia ambiental.

Por: Lic. Ana Luisa Chaquiroff Estrada.

No dude en compartir este artículo y en dejar un “Me Gusta” en nuestra página de Facebook!

Suscríbete a nuestro canal de YouTube https://www.youtube.com/channel/UCjRjmifnQI2zpbsaAEGf5oQ?view_as=subscriber