ANUNCIA GOBERNADOR QUE CHIHUAHUA NO VA A ACEPTAR MECANISMO DE COORDINACIÓN PRESIDIDO POR SÚPER DELEGADOS ESTATALES Y TAMPOCO SE VA A SUBORDINAR A UN MANDO MILITAR EN ESTRATEGIA CONTRA LA VIOLENCIA

La mayor preocupación que tenemos es que para resolver el problema más grave del país, el próximo Gobierno Federal parta de un enorme desdén por los gobiernos de los estados, una concepción inadmisible porque son los gobernadores los responsables de la seguridad pública en sus entidades, señaló el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado.

“Es el problema más grave que va a enfrentar el presidente López Obrador y es al que le han colocado un desdén hacia las entidades federativas que te da miedo de dónde están partiendo; te enchina la piel, porque dices tú: cómo es posible que en el tema más grave estén ignorando a los gobiernos de los estados” dijo el gobernador entrevistado para Imagen Informativa por Pascal Beltrán del Río en relación a la carta abierta al Presidente Electo, publicada por 12 gobernadores del país y en la cual el chihuahuense firmó como responsable.

En el documento, los gobernadores coincidieron en señalar que es inaceptable la intención del próximo Gobierno Federal de supeditar el mecanismo de coordinación en seguridad pública a la figura de los llamados “coordinadores estatales”.

Al respecto, Javier Corral explicó en la entrevista que de acuerdo con el Plan de Seguridad y Pacificación presentado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, se pretende sustituir el esquema de coordinación que ya opera en estados como Chihuahua, por un mecanismo en el cual los gobernadores pasan de presidir la mesa a ser invitados del súper delegado que sea nombrado en cada entidad federativa.

Consideró que en un ámbito tan delicado como es el de la seguridad pública, se requiere de un seguimiento puntual, de secrecía, de profesionalismo, de blindaje contra fines político-electorales, para hacer del campo de la seguridad un campo de neutralidad política por encima de partidismos, lo que se contrapone con el perfil y los proyectos políticos de los superdelegados que buscan crear bases de apoyo popular para los siguientes años.

“Está bien, tienen derecho, pero en el tema de la inseguridad pública, de combate a la delincuencia, no es admisible lo que pretenden y tampoco es válido eso de que ´sacamos 30 millones de votos y te callas´, no, éste es un tema muy muy delicado como para dejarlo a una voluntad caprichosa”, señaló el mandatario.

Javier Corral anunció que Chihuahua no va a aceptar ese mecanismo y tampoco se va a subordinar a un mando militar en materia de seguridad pública, por lo que dijo esperar una rectificación de la medida por parte del Presidente Electo.

“Nosotros no nos vamos a someter a ningún mando militar. Esa es la posición de Chihuahua. Nosotros no estamos de acuerdo con que se haga esa sustitución militar de la seguridad pública y yo no me voy a someter a ningún mando militar, tampoco voy a participar en ese mecanismo, ni va a participar el fiscal, ni va a participar el secretario de Seguridad.”, expresó. 

Adelantó que se va a tener que crear un mecanismo local, como ya ha operado, en el que se va invitar a las autoridades federales a colaborar en un esquema de coordinación.

“Nosotros no vamos a permitir que nos pisoteen de esa manera. No importa que puedan venir de nueva cuenta castigos y represalias. Me parece que lo que está en medio es un asunto muy delicado, que cobra vidas todos los días en el país y con el que no se puede andar jugando a la política para estar colocando a precandidatos en áreas para las que no están capacitados.”, reiteró el titular del Ejecutivo estatal.

En la entrevista con Pascal Beltrán del Río, el gobernador detalló que en principio llamó mucho la atención que el Plan surgió sin un diálogo previo, como se había ofrecido por parte del presidente electo en una reunión de la Conago, en la que Andrés Manuel López Obrador dijo que antes de dar a conocer su Plan de Paz lo iba a compartir con los gobernadores.

“Me parecía una lógica impecable porque es muy difícil suponer que un problema tan delicado como el que atraviesa el país en materia de seguridad y delincuencia pueda ser resuelto de fondo sin la concurrencia de los gobernadores y sus punto de vista”, recordó.

“Me parece un despropósito –agregó Javier Corral- porque es impensable que realmente se quiera una solución de fondo con este desdén a los gobernadores, y tan venía el desdén, que evidentemente jamás nos iban a consultar antes de presentar el plan, porque, además, hay como una especie de desconfianza”.

Dijo que el contenido del Plan de Seguridad lo conocieron los gobernadores por los medios de comunicación y luego de su análisis encontraron dos temas que generaron una enorme inquietud, particularmente entre los mandatarios de origen panista que mantienen una comunicación fluida.

El primero de ellos, explicó, es la disposición de que en materia de seguridad pública, un grupo de coordinación o un consejo estatal va a estar dirigido por los coordinadores políticos que el presidente electo ha decidido poner como figuras intermedias entre los gobernadores y él “que de suyo ya es una provocación al pacto federal y a la soberanía de los estados”.

“Textualmente dice el plan: serán invitados los gobernadores, los fiscales de los estados, o sea, somos figuras ahí decorativas en un esquema de coordinación en donde la responsabilidad la tenemos nosotros porque al final de cuentas todo se ha ido a los gobiernos de los estados, toda la responsabilidad…”, agregó.

Recordó que actualmente en Chihuahua, ese grupo lo preside él como gobernador, con la participación del CISEN, la PGR, la Policía Federal, la Fiscalía General del Estado, la Comisión Estatal de Seguridad, la Zona Militar, además de que se integra al secretario general de Gobierno.

En el segundo tema de preocupación, dijo que nunca se ha rechazado ni descalificado la participación de las Fuerzas Armadas en la colaboración para combatir a la delincuencia, pero los gobernadores coincidieron en que ese papel siempre tiene que ser de auxilio, de cooperación y no de sustitución de las policías locales, ya que esa apuesta es equivocada.

“Lo que tenemos que hacer es depurar, es limpiar, es sanear, es profesionalizar y dignificar a los cuerpos policiacos porque ahí está la solución de la política de contención”, indicó.

Javier Corral consideró que seguirle pidiendo a las Fuerzas Armadas un papel ahora ya de primer respondiente, de ser los responsables primeros de la seguridad pública en el país, va a contrapelo de todas las recomendaciones que se han hecho en materia de seguridad pública por los expertos y la propia experiencia local acumulada.

“Este es el sentido del espíritu de esta carta, muy respetuosa, muy institucional y con términos muy comedidos, pero también muy claros y muy firmes en cuanto a que no vamos a permitir que desde el centro se nos sigan imponiendo decisiones de las que luego los gobernadores son los responsabilizados en términos de sus objetivos y resultados, porque el problema es multifactorial que atraviesa a los órdenes de gobierno, pero luego se hace un énfasis peculiar en torno de la responsabilidad de los gobiernos locales” resumió el gobernador de Chihuahua.

Por: Manuel Chaquiroff.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

No dude en compartir este artículo y en dejar un “Me Gusta” en nuestra página de Facebook!