CIUDAD DE MÉXICO.- Los principales grupos financieros en el país (Banamex, Banorte, Santander y Scotiabank) anticipan que el crecimiento de la economía mexicana en el segundo trimestre del año, en su comparación anual, tendrá un aumento que oscila entre 2.19 y 2.50 por ciento, en vísperas de que este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presente el reporte oficial del producto interno bruto (PIB).
Hay discrepancia sobre el crecimiento total de los bienes y servicios que produjo el país al cierre de junio de 2016, ya que el pronóstico más conservador fue el de Scotiabank con 2.19 y el más optimista fue el de Banorte con 2.50 por ciento.

Posteriormente, este lunes, al filo del mediodía también la Secretaría de Hacienda, por conducto del subsecretario Fernando Aportela Rodríguez, anunciará la actualización de su estimado de crecimiento para 2016. El rango actual es de 2.2 a 3.2 por ciento. Cabe recordar que el Inegi presentó el 29 de julio un dato preliminar de un crecimiento de 2.4 por ciento anual.

El grupo financiero Scotiabank estima que el crecimiento del segundo trimestre del año será de 2.19 por ciento. Sus analistas señalaron que habrá que ver en las cifras desagregadas del PIB qué está pasando en el sector servicios, que es la principal fuente de impulso que mantiene actualmente la economía mexicana.

Por su parte, los expertos de los Grupos Financieros Santander y Banamex coincidieron por separado en que el crecimiento del PIB en los primeros seis meses será de 2.4 por ciento en promedio.

Los especialistas de Santander recordaron que el Inegi presentó a finales de julio una cifra preliminar y ésta refería un crecimiento de 2.4 por ciento anual y con la información que se publicó posteriormente, como el caso de la producción industrial, consideramos que se ratificará el incremento estimado. Con ello durante el primer semestre del año la economía habría registrado un crecimiento de 2.5 por ciento anual y anticipamos que en los siguientes trimestres se registrarán tasa de expansión similares.

Sin embargo, advirtieron que en la fotografía de la primera mitad del año se aprecia que los sectores que están restando al desempeño de la economía están identificados en las obras de ingeniería civil, que responde al gasto gubernamental (sector público, estados y municipios), así como al sector de minería, donde predomina la caída de la producción petrolera. Podríamos decir entonces que los riesgos a la baja en la segunda mitad del año siguen siendo estos factores.

Analistas aseguraron que la estructura del crecimiento en la primera mitad del año nos refiere claramente que es el gasto privado de consumidores y empresas lo que favorece el crecimiento de la economía y creemos que en lo fundamental este comportamiento se puede sostener en lo que resta del año.

Por su parte, los expertos del Grupo Financiero Banorte son los más optimistas, al esperar un crecimiento de 2.5 por ciento anual, marginalmente por encima de 2.4 por ciento observado en la estimación oportuna que realizó el Inegi el pasado 29 de julio.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, esperan contracción de 0.2 por ciento trimestral. Por componentes, estiman incremento de 3.4 por ciento anual en el agregado de los servicios, el cual resultaría marginalmente por debajo de 3.7 por ciento observado en el trimestre anterior.