CHIHUAHUA, CHIH.- Desde el interior de la Escuela Normal del Estado Luis Urías Belderráin denunciaron el trato de favor que la institución, al servicio del poder durante los últimos años, ofrece a las alumnas recomendadas y las injusticias que sufren quienes llegan a través de su examen. Aseguraron que para las recomendadas se consignan hasta el 60% de las plazas, sus calificaciones son removidas para que salgan aptas e incluso son pasadas de semestre con hasta cinco materias reprobadas.

Personal docente de la Escuela Normal del Estado denunció los fuertes agravios y manejos oscuros orquestados por la directora de la institución, Lidia Trinidad Holguín, en los que mientras las alumnas que consiguen su plaza gracias a su calificación en el examen de acceso son reprobadas y son víctimas de injusticias, las recomendadas de las autoridades locales ven sus calificaciones infladas e incluso son aprobadas con materias reprobadas. 
 
“Tenemos el caso de una alumna que reprobó cinco materias y por arte de magia apareció aprobada el siguiente semestre, mueven calificaciones, reciben órdenes de la directora, a mí me consta, que la directora llegó a darnos órdenes de que a tal alumna fulanita de tal debe aparecer con calificaciones aprobatorias y cero faltas”, aseguraron, afirmando que este caso se dio el semestre pasado. 

Mientras a las alumnas “normales” no se les permite ni se les justifican las faltas por enfermedad y “las reprueban con saña”, algo que consideró del todo impropio de la mejor normal del país como dice el gobernador César Duarte.

De hecho denunciaron que “ahí se manejan muchos intereses, esa escuela ha estado siempre al servicio de los funcionarios, a influencias del estado, ahí entran dos grupos por examen y entran tres por influencias de 35 alumnas cada uno”, esto sólo en primaria, lo cual se extrapola también a la licenciatura de preescolar.

Además, aseguraron que aquellos alumnos que ingresan con recomendación desde las altas esferas gozan de la calidad de intocables. “Es un batallar con los alumnos porque todos quieren 10 hasta porque hacen una ruedita, no los puede uno tocar, no puede uno darles su calificación verdadera”, refirieron.

Para acabar, manifestaron también que la mayoría de los maestros han llegado a la Escuela Normal del Estado por favores del sindicato, por acomodos, y tienen miedo a denunciar todas estas injusticias.