CHIHUAHUA, CHIH.- La biodiversidad y los ecosistemas son una de las preocupaciones más grandes a nivel mundial en la actualidad. Chihuahua el Estado más grande de la república mexicana cuenta con una extensión territorial de 247 mil 087 km2, está conformada por diversos ecosistemas como: el pastizal, los matorrales, el bosque templado y tropical, además de los ambientes acuáticos.

Todos en su conjunto albergan un gran número de especies vegetales y animales, algunas endémicas de nuestra región esto refleja la importancia que tiene nuestro Estado a nivel nacional e internacional por la riqueza de vida silvestre que abunda en todo el territorio.

Es por ello que desde la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología que se encuentra a cargo de la Arq. Nieves Aurora Maloof Arzola, se trabaja en conjunto con la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (CONABIO), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) mediante su Dirección General de Vida Silvestre, esto para la recuperación y reintroducción de especies prioritarias para la conservación tales como: el lobo mexicano, el oso negro, el bisonte, el borrego cimarrón, el águila real, la cotorra serrana, el perrito de la pradera y el berrendo.

Algunos de estos estuvieron a punto de desaparecer de nuestro territorio, sin embargo, poco a poco se ha logrado que recuperen su área de distribución, todo esto gracias al conocimiento que se tiene en la actualidad de su población y ubicación.                   

Los seres humanos dependemos del equilibrio natural de nuestro entorno cuidarlo es asegurar nuestra la existencia en el planeta, es cuidar el derecho de nuestros hijos de conocer las maravillas de la fauna, la flora y los diferentes ecosistemas que nos rodean, es permitirles a las futuras generaciones conocer la grandeza de nuestro Estado y la importancia de cuidarlo, respetando a todos los seres vivos que en éste habitan.