Kirk Fraser salió con su familia para ver ballenas y de un momento a otro, una foca saltó al bote en un intento desesperado por salvar su vida.

En un principio la familia lo tomó como una situación cómica, hasta que notaron que eran aproximadamente 12 orcas asesinas las que perseguían a la foca y que rodeaban el bote, esperando que bajara.

La foca cayó aproximadamente tres veces al océano y presa del pánico subió al bote. Cuando vieron que el animal estaba realmente asustado, lo apoyaron y se quedaron en ese lugar hasta que las orcas desistieran.

Por 40 minutos las orcas rodearon el bote, hasta que se rindieron y se alejaron del lugar.

En ese momento la foca decidió regresar al mar y continuó su camino sana y salva.

Kirk Fraser narró todo en un vídeo y aseguró que fue una experiencia épica, definitivamente la naturaleza nunca deja de sorprender.