CHIHUAHUA, CHIH.- La Secretaría de Salud emite una serie de recomendaciones para cuidar la hidratación, principalmente en niños, adultos mayores y mujeres embarazadas, así como la utilización de Vida Suero Oral para evitar la pérdida de líquidos corporales.

La deshidratación es  la pérdida excesiva de líquidos y electrolitos del cuerpo. Esto significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos, puede ser leve, moderada o grave dependiendo de la cantidad de líquido corporal. Cuando es grave, la deshidratación es una emergencia potencialmente mortal, los síntomas pueden ser:

  • Aumento de la sed
  • Boca y lengua secas
  • Saliva espesa
  • Ojos hundidos
  • Ausencia de lágrimas
  • Ausencia o disminución del gasto urinario, orina de color amarillo oscuro
  • Elasticidad de la piel, mayor o igual a dos segundos
  • Respiración rápida y fontanela anterior hundida (lactantes)
  • Pulso rápido
  • Irritabilidad

Es importante la ingesta de líquidos en caso de una deshidratación en menor escala, así también cuando se realiza una actividad física en el exterior, la Secretaría de Salud exhorta a la ciudadanía tomar las siguientes medidas:

  • Tomar líquido todos los días e incrementarlo cuando el clima esté cálido o cuando se realice actividad física.
  • Ingerir alimentos con alto contenido en agua como verduras. Dejar que la sed sea la guía es una pauta diaria adecuada para la mayoría de las personas sanas.
  • La producción de gran cantidad de orina clara, diluida es una buena indicación de que estás bien hidratado.
  • Se requiere beber más agua en climas cálidos o húmedos para ayudar a bajar la temperatura de su cuerpo y para reemplazar lo perdido a través del sudor.
  • En enfermedad, vigilar especialmente a los bebés, niños o personas de edad avanzada. Si alguien se está deshidratando, buscar asistencia médica e iniciar la reposición de líquidos tan pronto como inicie la presencia de vómitos y diarrea; y NO esperar a que aparezcan los signos de deshidratación. Los signos más fáciles de vigilar son el gasto urinario en los niños, (debe haber pañales húmedos o idas al baño frecuentes), así como saliva en la boca y lágrimas al llorar.
  • Si se realiza ejercicio, no esperar a tener sed para mantenerse al día hidratado. Se recomienda comenzar la hidratación un día antes bebiendo de 1 a 3 tazas de agua. Durante la actividad, reponer los líquidos a intervalos regulares, y continuar con el agua potable u otros líquidos cuando hayas terminado.
  • Puede sonar atractivo, el consumir bebidas azucaradas gaseosas, pero contienen grandes cantidades de  azúcar y sodio, razón por la cual sirven muy poco para hidratarse.

De igual manera, si los síntomas de deshidratación son más frecuentes, es importante acudir inmediatamente al Centro de Salud más cercano para su atención, así también el personal médico informará detalladamente los pasos a seguir para la prevención de una deshidratación.