En la ciencia existe la llamada teoría de la Reina Roja, según la cual las especies competitivas se encuentran bajo una constante presión para evolucionar tan rápido como sea posible para ganar la competencia. En ese contexto, el zorro tiene que correr rápido para atrapar al conejo, y el conejo tiene que correr aún más rápido para sobrevivir. Y desde hace una década ha estado vigente también la hipótesis del Rey Rojo, que se aplica a las especies mutualistas, donde cada uno se beneficia de la actividad del otro. Según la misma, estas especies deben evolucionar más lentamente para no interrumpir la asociación, explica el portal Science Daily.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista ‘Nature Communications’ y basado en un análisis genómico comparativo ha mostrado que en las especies mutualistas puede ocurrir todo lo contrario. Es decir, estas especies pueden evolucionar más rápido que aquellas que no están ‘atadas’ a un compañero.

Para ello, los científicos secuenciaron los genomas de tres especies mutualistas de hormigas que protegen algunas plantas, mientras que estas les conceden comida y cámaras especiales para anidación. Del mismo modo, los especialistas precedieron con cuatro genomas de parientes no mutualistas de los insectos. “Nos sorprendimos al descubrir que las mutualistas en realidad tenían una mayor tasa de evolución a través de sus genomas que las generalistas”, afirmó el doctor Benjamin Rubin.