Robin Camp, un juez canadiense, podría ser apartado de su cargo luego de haber realizado insólitos comentarios durante un juicio por un abuso sexual ocurrido en 2014. En particular, Camp le preguntó a la víctima de la violación: “¿No podrías haber mantenido las rodillas juntas?

Entre otras afirmaciones, el juez sostuvo que las mujeres jóvenes “quieren tener sexo, especialmente si están ebrias” y que “el sexo y el dolor van juntos”, acentuando que “eso no es necesariamente malo”. Sus polémicos comentarios provocaron una investigación por parte del Consejo Judicial de Canadá, un órgano federal que observa el trabajo de los jueces y que determinará el futuro de Camp.

La hija del magistrado, a pesar de tildar de “vergonzosas” las palabras de su padre, aseguró que lo apoyará. Posteriormente sostuvo que si bien su padre puede ser “anticuado en algunos aspectos”, no era una persona “sexista”, según CBC News.    

El juez Camp se disculpó públicamente con la víctima y todas las mujeres por su conducta y asistió a talleres de sensibilidad de género por propia cuenta.