Mientras el estadounidense Google y el británico ARM han suspendido de negocios con el gigante tecnológico chino Huawei, algunos analistas auguran que ello no solo golpearía a China, sino también a EE.UU. La pregunta es pertinente en estos momentos: ¿quién saldrá victorioso en la guerra abierta entre Washingon y Pekín? Según las proyecciones del portal Zdnet, ni EE.UU. ni China, sino Corea del Sur. Y, concretamente, una de sus compañías más exitosas, Samsung.

La mayoría de los dispositivos más populares y más adquiridos en el mundo se fabrican en China con el uso de componentes y propiedad intelectual estadounidenses. Por lo tanto, asegura el medio, a pesar de la retórica de la Casa Blanca, los lazos comerciales entre ambos rivales son demasiado robustos para que la ruptura no tenga consecuencias para ambos. A Samsung, los problemas de Huawei le darán la oportunidad de mejorar su situación en el mercado, señala el portal.

Además de tratar de consolidarse como el mayor productor de celulares con el sistema operativo de Google, Samsung compite en la carrera de los principales fabricantes de equipos de red 5G. “Hasta ahora, el gigante coreano se ha desempeñado bien en su propio territorio, y las nubes que rodean a Huawei deberían seguir brindándole a Samsung la ventaja deseada”, indica el medio.